Alberto: En Novaterra uno comienza a ganar nuevamente la dignidad como persona