Femeval-Novaterra

Fruto del convenio firmado por ambas entidades hace unos meses, Femeval y Fundación Novaterra han organizado un desayuno para empresas del sector asociadas a esta federación con el fin de conocer las ventajas sociales, fiscales y laborales de colaborar con una entidad dedicada al fomento de la inserción socio-laboral en nuestro entorno, como es Novaterra, de la mano de Luis Sebastiá, abogado socio del prestigioso bufete Garrigues, y colaborador habitual de Novaterra.

“Este desayuno se enmarca dentro de las actividades que queremos desarrollar para mostrar a las empresas del sector que la inserción socio laboral no solo tiene beneficios sociales para la sociedad sino que además es rentable para la empresa en términos económicos”, destacaba Alejandro Soliveres, Secretario General de Femeval, en su bienvenida. “Desde Femeval nuestro compromiso de seguir estrechando lazos entre ambas entidades con este objetivo”, reiteraba Soliveres.

 

IMG_3823

Por su parte, Francisco Cobacho, presidente de la Fundación Novaterra, ha destacado en su presentación la importancia que dan en la entidad a la formación de competencias transversales que son fundamentales para cualquier profesión, además de la formación en las distintas profesiones “hábitos y actitudes que solo se aprenden trabajando”.

Durante el desayuno Francec de Paula Pons, vicepresidente de la entidad, ha presentado el catalogo recién publicado de las distintas formas de colaborar con Novaterra “insertando personas directamente, contratando los servicios de sus empresas sociales, ofreciendo la posibilidad de hacer prácticas, patrocinando proyectos económicamente o en especie, con servicios pro-bono, etc.”. “Hay casi tantas formas de colaborar como empresas. Y es importante conocer las diferentes buenas prácticas para elegir la mejor forma de colaborar que se acople a cada empresa”, ha destacado Pons.

Luis Sebastiá, abogado de Garrigues, ha iniciado su exposición resaltando que “lo importante es que os concienciéis de lo interesante que es colaborar con la Fundación Novaterra, como me paso a mí, y con la que llevo colaborando más de 10 años a nivel personal y desde Garrigues dentro del servicio pro-bono”. “La clave y el punto central es que de verdad haya una convicción de hacer cosas dentro de la responsabilidad social de cada empresa. Desde el mundo empresarial es desde donde se puede ayudar a mejorar todo el sector del empleo. Pero el seminario de hoy está enfocado a demostrar que además esto tiene un impacto en la cuenta de resultados gracias a la legislación vigente laboral”, ha resaltado el abogado.

Entre las ventajas fiscales el socio de Garrigues ha destacado que solo el hecho de hacer una donación a una fundación como Novaterra “provoca una deducción del 35% de la cantidad donada. A partir del 2016 se premiará además la fidelización de colaborar con una entidad con un mínimo de tres años incrementando este porcentaje hasta el 40%”. Sebastiá ha destacado también otras ventajas fiscales como “la bonificación por contratación de personas con discapacidad de entre 9.000 y 12.000 euros según el grado de discapacidad”.

Por último el abogado ha abordado las distintas ayudas a la contratación de personas en riesgo de exclusión social “que rondan los 600 euros por cada contrato realizado”. También ha destacado “la especial ventaja del contrato de formación y aprendizaje hasta los 30 años en la actualidad, que se añade a las condiciones específicas de contratación, y sin límite de edad para las personas con discapacidad”.

Sebastiá ha recordado a los asistentes “la obligación de las empresas de más de 50 trabajadores de contratar al menos un 2% de personas con discapacidad de acuerdo con el Real Decreto 1/2013 de protección de personas con discapacidad en sustitución de la anterior LISMI”. “Si por algún motivo no se puede cumplir con este requisito, la ley contempla la posibilidad de medidas alternativas a la contratación que permiten dar cumplimiento a la obligación, como la contratación de servicios o suministros a centros especiales de empleo, como es el caso de Port Mail y Novaterra Catering Sostenible, o por donaciones a entidades de utilidad pública como Novaterra”. “Son unas alternativas muy interesantes a tener en cuenta considerando que las sanciones teóricas de no cumplir con esta ley van hasta el millón de euros”, recordaba Sebastiá.

Al desayuno han asistido importantes empresas del sector como Schneider, Tenneco, Fermax, Fulton, Mariner, Bombas ideal, Faurecia y Autrial.

Share This