logo_novaterra-web
mi-vida-en-cuatro-cajas

Alejandro llegó hace unos seis meses a Novaterra. En este tiempo ha realizado un curso de limpieza industrial, y varios talleres de búsqueda activa de empleo, realización de entrevistas, y formación en otras habilidades necesarias para conseguir un empleo.

“He sido autónomo gran parte de mi vida laboral. Durante más de 15 años me dediqué a la topografía, trabajando en obras como las del AVE. Luego vino la crisis. Y todo cambió. Lo primero que se empezó a resentir en la obra pública fue el trabajo de los topógrafos. Me quedé en el paro hace 6 años. Y desde entonces, nada”, lamenta Alejandro.

“Tenía justo 45 años, empecé a ir a entrevistas y empezaron a decirme que la edad era un problema. Yo les respondía que si tenía 15 años de experiencia no podía tener 30 años. Es una incongruencia. Pero no buscan experiencia. Quieren gente joven con la que hacer lo que quieran”.

“En estos años he perdido mucha seguridad en mí mismo. A las primeras entrevistas no iba pensando que me iban a decir que no. Pero en 6 años no he hecho una sola entrevista. El problema no es el de superar las entrevistas, si no que no hay oportunidades”.

Alejandro destaca que en Novaterra ha encontrado sobre todo a alguien que le escucha y le apoya. “Cuando te ves en la necesidad de ir a servicios sociales, al Servef, poco menos que suplicas cada vez. Te pasas la vida suplicando a la gente que no puedes seguir así, que necesitas cambiar tu situación. Tengo dos hijos que no puedo ir a verlos porque viven fuera de Valencia y no puedo ni pagarme el autobús”.

“Al llegar a Novaterra al menos tuve la sensación de que alguien se preocupaba por mí. Sientes que te quieren hacer responsable de tu situación, cuando yo no me he quedado sin trabajo por hacerlo mal, sino porque no hay trabajo en este sector. La sensación que yo he tenido cuando he ido a los servicios públicos de empleo es que para la administración eres una sanguijuela. Están esperando a ver si se te pasa una fecha de renovación o un papel absurdo que tienes que llevar y que no hace falta, para quedarte sin la ayuda. Y tú piensas ¿Estos son los que me van a ayudar? En Novaterra se nota que hablo con gente que me quiere ayudar”.

La sombra de la exclusión

“No tengo vida. Vivo en una habitación y mi vida está en cuatro cajas. No tengo ni sitio para traer mis cosas. He aprendido pocas cosas en la vida, pero una es que la vida viene como viene, y hay que tomarla así. Llevo un año divorciado, y el día que me divorcie me dije, Alejandro, hoy es el primer día de mi nueva vida. Necesito encontrar un trabajo para empezar esa nueva vida, de lo que sea. El trabajo llama al trabajo, empiezas a trabajar y la vida se empieza a mover”.

“Un día le dije a mi mujer que no sabía si volvería a trabajar más. El otro día esperando para poder usar los ordenadores en la biblioteca vi a unos indigentes en la calle y me pregunté ¿yo algún día estaré ahí? Y yo no quiero estar así, y lo estoy. Así es como me siento”.

TÚ PUEDES CAMBIAR LA VIDA DE ALEJANDRO

Baner web

Muchas personas como Alejandro sufren la lacra del paro y el problema de la edad para reincorporarse al mercado laboral. 93 personas han conseguido un empleo en 2015 gracias a nuestro trabajo. Pero todavía muchas necesitan mejorar su situación laboral, entre ellas Alejandro. Tu aportación es vital para que Alejandro pueda tener una 2ª oportunidad. Estamos a tiempo. ¡Asóciate a Novaterra! o haz tu donativo. Alejandro, y las casi 300 personas que atenderemos este año, te lo agradecerán.

1-11
Share This