FUND. NOVATERRA_NIK8861Las empresas sociales de Novaterra, Port Mail y Novaterra Catering, aportan valor al cliente, de lo contrario no serían viables y no habría empresa con la que perseguir el fin social.

Toda empresa social es un emprendimiento social, pero no todo emprendimiento social es una empresa social. Se pueden atender necesidades sociales insatisfechas desde emprendimientos no empresariales, por ejemplo desde ONG. Una empresa es resultado de la iniciativa de un emprendedor, en este caso, social que es aquella persona que inicia una actividad para dar respuesta a un problema social no resuelto con el objetivo de promover un cambio social duradero.
Ahora bien, las empresas sociales son organizaciones que utilizan estrategias de mercado para dar respuesta a un problema social. Son empresas en  toda regla, que pueden utilizar diferentes formas jurídicas, y que a través de la  producción de bienes o la prestación de  servicios, consiguen alcanzar su misión, que es social. “Las empresas sociales no son un fin en sí mismas, sino un medio para perseguir un fin mayor. Están en el mercado no para maximizar beneficios económicos sino para generar rentabilidad social”, explica Christian Mecca.28

La empresa social no es una ONG pero tampoco una empresa pura y dura ávida de beneficios económicos. Podríamos decir que su misión es más propia de la
de una ONG, pero a diferencia de ésta, la empresa social utiliza el modelo “empresa” para su consecución. Christian Mecca es gerente de Fundación Novaterra, que cuenta con dos empresas sociales en marcha: Port Mail
y Novaterra Catering. Estas empresas tienen por misión la lucha contra la exclusión social generando oportunidades de empleo y aprendizaje para las personas con mayor dificultad de acceso a un puesto de trabajo.

Sigue leyendo el reportaje completo publicado en la Revista Economía 3 de abril de 2013


Share This