Expertos se reúnen en Valencia para analizar los retos, avances y oportunidades de la responsabilidad social en el sector portuario

La Fundación Valenciaport ha reunido esta mañana en Valencia a un considerable número de expertos en responsabilidad social –RSE- del sector privado, de empresas públicas, y de organizaciones cívicas, con el objetivo de analizar los retos, avances y oportunidades de la responsabilidad social en el sector portuario.

 

 

Germán Granda, Gerente de la asociación Forética, ha sido el encargado de sentar las bases del panorama actual de la responsabilidad social en España. Granda ha señalado como los cinco grandes retos que nos van a acompañar en los próximos 100 años: la transformación en un planeta urbano, la convergencia de los países emergentes, el cambio demográfico, el acceso al agua, y el cambio climático. Cinco retos que requieren, según el experto, “de soluciones innovadoras y responsables”. En este sentido Granda ha destacado, haciendo referencia al informe sobre los Planes Nacionales de RSE de los Gobiernos Europeos, publicado hace apenas unos días por Forética, que el resto de países europeos están más avanzados y que “tenemos mucho que aprender”.

Por su parte, Roberto Ballester, Gerente de la Fundación ÉTNOR para la ética de los negocios y las organizaciones, apuntaba como dos tendencias importantes en el futuro de la RSE el paso de la oferta a la demanda en la responsabilidad social, y un cambio en el enfoque de la empresa hacia una empresa ciudadana. En primer lugar, Ballester ha destacado que durante años las empresas han estado centradas en ofrecer las ideas más innovadoras en materia de responsabilidad social, pero que “en el futuro tendrán que preocuparse más por la demanda de sus grupos de interés, por escucharlos y responder realmente a sus expectativas”. En segundo lugar, hemos pasado de empresas preocupadas por el producto y la satisfacción del cliente a empresas enfocadas a la mejora de la sociedad en su conjunto. “Pero para que esta tendencia se convierta en una realidad debemos pasar de la empresa actual a una empresa ciudadana, que de respuestas a estas necesidades”.

Entre estas necesidades se encuentra, por ejemplo, la generación de empleo para los colectivos más desfavorecidos de la sociedad. En este sentido, Christian Mecca, Gerente de la Fundación Novaterra, ha destacado que las empresas tienen que comprometerse dentro de su estrategia de responsabilidad social con la inserción socio-laboral, pues un empleo digno para los más desfavorecidos “no beneficia sólo al trabajador, sino que beneficia a la sociedad en su conjunto, reinsertando a un ciudadano de pleno derecho que consume, genera rentabilidad, entra a jugar en el mercado y deja de ser un sujeto paciente para convertirse en un agente autónomo, libre de tutelas”. En este sentido, Mecca ha destacado que más allá de la contratación directa de estas personas, algo que se entiende puede ser complicado en el momento actual con el elevado desempleo, “es fundamental el compromiso de las empresas con la contratación de servicios o la compra de productos de empresas de inserción o centros especiales de empleo, pues a más venta, más empleo para estas personas. Y esto está plenamente alineado con la responsabilidad social de todas y cada una de las empresas. Consumir responsablemente”.

Por último, los diferentes representantes de las empresas públicas que han participado en la jornada: ADIF, el Instituto de Crédito Oficial, la Autoridad  Portuaria de Valencia y FCC Logística, han convenido en destacar que la sociedad está demandando que la RSE siga su curso, y que las empresas públicas den ejemplo en materia de responsabilidad social. También varios de estos representantes han hecho hincapié en que precisamente en este sentido va a ir el Plan de Responsabilidad Social Nacional que hace unos días el Director General de Economía Social y RSE, Miguel Ángel García Martín, afirmaba que el Gobierno va a desarrollar en breve, según las recomendaciones de la Comisión europea en su última comunicación sobre RSE. Y en este sentido afirmaba García Martín “la responsabilidad social tiene que ser un componente imprescindible de la marca España”.

 

Share This