Las consecuencias sociales y económicas de situaciones como la del COVID19 se intensifican en las personas con mayor vulnerabilidad, que a su situación de crisis estructural se suma la crisis derivada de la pandemia.

Entre las actuaciones que la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas han llevado adelante para dar cobertura adicional a los grupos de población con mayor fragilidad se incluye la apertura de centros temporales para personas sin hogar.

Estos centros, como otras infraestructuras públicas, requieren servicios intensivos en mano de obra como pueden ser limpieza, lavandería, conserjería, mantenimiento y servicio de alimentación, entre otros.

Cada contratación de servicios, además de perseguir una prestación de servicio determinada con una ratio de calidad/precio exigida, puede y debe conseguir otros impactos en términos de calidad social y medioambiental, entre otros.

Para la prestación de los servicios de dos de estos centros temporales, se ha contado con la empresa social Novaterra, con sede en Paterna, cuya misión es fomentar oportunidades de empleo y aprendizaje para personas alejadas del mercado laboral. Las empresas sociales, siendo empresas, nacen para dar respuesta a los retos a los que las sociedades nos enfrentamos.

Noticia completa en elperiodic.com

Share This