Las elevadas tasas medias de paro españolas se acentúan en grupos sociales como las mujeres, los jóvenes, los inmigrantes o los adultos con escaso nivel de formación. Sus miembros se enfrentan a mayores dificultades de inserción laboral y padecen el triple riesgo de perder con mayor probabilidad sus empleos, permanecer desempleados durante largos periodos de tiempo y solo lograr trabajos discontinuos, inestables y precarios. Tras esas dificultades se encuentran tres circunstancias que indican el camino a seguir para poner remedio a los problemas.

En este artículo, dentro de la colaboración mensual en el Levante EMV “Viaje a la Dignidad”,  el economista Francisco Pérez analiza como la formación, el entrenamiento y el acompañamiento son tres claves para hacer frente a este problema.

También disponible en la edición digital del Levante EMV

Share This

Share This

Share this post with your friends!